domingo, 25 de enero de 2009

YA SOMOS LOS PRIMEROS

Este jueves me reuní con dos amigos que no veía hace algunas semanas y entre tantos temas de conversación, mientras hacíamos las Compras para el almuerzo de ese día, nos metimos en lo nuestro: La educación. Curioso porque lo que conversamos ese día aparece hoy como novedad de los especialistas en temas educativos en uno de los diarios de mayor circulación en nuestro medio.
Resulta que en el ranking de la UNESCO somos los primeros en INEQUIDAD (vaya primer puesto) debido a que las diferencias de nuestro sistema educativo va de regular en las zonas urbanas (¿en todas las zonas urbanas?) a malo en las zonas rurales terminando en pésimo en las zonas más recónditas de nuestro país. Total, esas diferencias nos llevaron a marcar las brechas sociales de los años ochenta y parece que aun no aprendemos. Es cierto que se están haciendo más esfuerzos, es cierto que hay más capacitaciones, pero también es cierto que no porque haya más esfuerzo eso redunde en mejoría o porque se capacite más eso implique mayor nivel de calidad o buenos capacitadores en todas las regiones del país; si pues, somos un país discriminatorio: los buenos (o por lo menos los que se muestran así, se quedan en las principales ciudades) para los pocos; y los demás, para los de adentro. Una verdadera lástima.
Mi amigo Wilder dijo algo cierto en esa conversación; nuestro sistema solo sirve para formar frustrados emocionales, acomplejados generacionales que han sido moldeados para ir a la universidad y tentar una profesión; pero que en su mayoría terminan como técnicos, vendedores de algo, empleados u obreros (ahí su frustración frente a un sistema que los estafa) y –desgraciadamente- nuestro sistema educativo no forma para eso; aquí en el Perú formal educamos para cualquier cosa menos para la vida (con la salvedad y el perdón de los colegios alternativos –que hacen un gran esfuerzo en medio de esta maraña – y de aquellos que asumen la loca misión de cumplir con su verdadero rol, para el que fueron formados.
Mi colega Eddy tiene razón cuando dice que si hay buenas capacitaciones y gratuitas (por eso nos preocupamos en difundirlas a través de medios como estos); aunque deberíamos considerar que no solo se trata de capacitar a uno o algunos docentes, lo ideal sería capacitar a todos los maestros de un mismo plantel para que la exigencia sea mayor y haya apoyo conjunto pues sabrán de que están hablando en términos pedagógicos. Luego, en nuestro sistema o son buenos en didáctica o son buenos en su materia, pero resulta extraño que un docente se preocupe por manejar ambos aspectos para así ser más integral al momento de brindarse a sus estudiantes. ¿Por qué ese complejo divorcio no se ha superado? Luego ¿qué hacemos para cambiar esta situación?
A veces miro a los amigos que se esfuerzan en actualizarse, en estar a la vanguardia y liderar el cambio de sus Instituciones Educativas, pero eso no es suficiente.
Nos vemos la próxima semana.

1 comentario:

Yola Vargas dijo...

Es cierto que desde que se inició una toma de conciencia por la educación peruana, muchas han sido las propuestas para mejorarla, pero parece que olvidaron de considerar el marco conceptual e histórico en el cual han aparecido, y que tiene relación directa con la idiosincracia de nuestra sociedad a lo largo de toda su formación y establecimiento en el peruano común y silvestre (llámese clase media, baja, pobre, subalimentada)quien todavía no se percata que tiene una tierra con pasado fabuloso e indiscutible; pasado que no es asimilado por sus nuevos hijos, quienes tenemos la posibilidad de darle el éxito que alguna vez se atisbó en los albores de nuestra cultura o el fracaso que hasta la fecha le seguimos imponiendo.
Sería interesante una propuesta para cambiar el inconciente colectivo del peruano todavía autodominado y dependiente de nuestro siglo y permitirle el don de descubrir una real identidad consigo mismo que es la que más adolecemos.
Quien no se ama...no mejora y tampoco ama al de su lado y en donde vive...peor de querer cambiar y servir en este lugar con una verdadera herramienta!.....LA EDUCACIÓN.