sábado, 25 de octubre de 2008

SIEMPRE LISTOS ¿para qué? (II parte)


Esta semana continuaremos con KEN BAIN y su obra "Lo que hacen los mejores profesores universitarios" en la que presenta una síntesis del modus operandi de estos grandes profesores que consiguieron que sus alumnos además de aprender, fueran una guía, modelo o una simple influencia positiva y un buen recuerdo para el resto de sus vidas.
¿CÓMO PREPARAN LAS CLASES LOS MEJORES PROFESORES? Los mejores profesores estudiados otorgan interés a cuatro preguntas:
1) ¿Qué deberían hacer intelectual, física o emocionalmente mis alumnos?,
2) ¿Cómo puedo ayudarlos?,
3) ¿Cómo podemos mis estudiantes y yo entender mejor el aprendizaje efectuado?, y
4) ¿Cómo puedo evaluar mis intentos de fomentar ese aprendizaje?.
Estos profesores hablan de lo que quieren que sus estudiantes «hagan», más que lo que deberían «aprender». Tratan de ayudar a ver la belleza, disfrute o curiosidad que hay en la materia, y una parte importante de la planificación consiste en lo que deberían hacer el primer día, para ganarse la devoción de los estudiantes por los objetivos del curso. Entre todas las preguntas que se seleccionan en esta obra, destacamos sólo unas pocas: ¿Dónde estarán las dificultades principales? ¿Qué puedo aclarar para darles una buena base para construir su comprensión? ¿Qué puedo hacer en el aula para ayudarles a aprender fuera de ella? ¿Qué preguntas puedo exponer para llamar la atención de asuntos importantes? Los profesores más eficientes, muestran los debates existentes en el seno de cada disciplina, mostrando las conclusiones en vigor aludiendo a creencias anteriores y a pasajes históricos. Hay que interesarse por lo que a los alumnos les interese, para orientar hacia allí la docencia, o incluso pedir que los alumnos valoren los distintos temas del curso, pero tal vez eso requiere estar dispuestos a cambiar (exámenes, tareas...). ¿Cómo ayudaré a los estudiantes a aprender a aprender, a examinar su propio aprendizaje y a leer de forma más efectiva textos de esta materia?. Todo profesor tiene dos tareas: Ayudar a los estudiantes a aprender, y evaluarlos (decir a la sociedad cuánto aprendizaje se ha conseguido). La primera tarea es más importante y, para ello, hay que proporcionar a los estudiantes realimentación de sus errores antes de la evaluación. Si no se puede hablar con cada alumno individualmente, al menos sí en grupos, para conocer sus problemas, su aprendizaje y corregir sus errores. ¿Cómo conseguir que mis alumnos piensen y no se aburran durante la clase? ¿Cómo pueden aprender a juzgar la calidad de su propio trabajo? ¿Cómo crearé un entorno para probar, fallar, realimentarse y volver a probar? También pueden fomentarse visitas a lugares interesantes, charlas o colaboraciones de expertos externos... La enseñanza es concebida como "fomento del aprendizaje".
¿Estamos listos para una educación que logre aprendizajes significativos?.
Buen fin de semana, nos encontramos el próximo domingo. Pásenla bien.

1 comentario:

Leonardo Sanchez Coello dijo...

Saludos profesor Henry Willian, felicitaciones por su blog.

Le comunico que acabo de subir unos videos sobre Caral y el 14º aniversario de su creación, estoy seguro le intereseran al ser usted profesor de historia.

Este es el enlace:

http://leoysusleones.blogspot.com

Saludos:

Leonardo Sánchez Coello
Profesor de Educación Primaria